De las entrañas de Colombia a la Palma de Cannes: la opción del “oro ético”